sábado, 5 de julio de 2008

¿Mitos, leyendas o verdades?: Conexiones subterráneas en el Poblado Histórico

Parroquia "Nuestra Señora del Carmen"


Por Marcos Saldaña

Parte I

Todo pueblo tiene sus historias, mitos, leyendas, cuentos populares y verdades. Carmen de Patagones es uno de ellos, y con historias cautivantes. Una ciudad con más de dos siglos de vida; más de doscientos años de historias que merecen ser contadas.



La historia de Carmen de Patagones es madre de mitos, leyendas y anécdotas que, para el imaginario popular, podrían ser verdades ocultas. Hechos históricos que han trascendido con el correr de los años y que han pasado de generación en generación en diferentes etapas que Patagones ha atravesado. Personas y lugares siguen vigentes en la memoria colectiva de un pueblo que cobija tantas historias para contar que, si se quisieran escribir, demandarían miles de libros.

Uno de los tantos mitos que guarda el pueblo maragato aún es un gran misterio que ha estado vigente desde hace años y que ha pasado de boca en boca por niños y adultos: la historia de los túneles ocultos.

Este mito se transformó en una gran incógnita para muchos, y no tanto para aquellos que, celosamente, guardan algunos datos.

Desde que se conoce este mito de la conexión subterránea, muchos han sido los comentarios, que incluso han aumentado con el correr de los años.

Lo cierto es que la esencia de esta leyenda urbana consiste en una conexión subterránea entre la parroquia “Nuestra Señora del Carmen” y el colegio María Auxiliadora. Una conexión subterránea que estaría debajo de la plaza 7 de Marzo con una extensión aproximada de más de cien metros.

El correr de los años han transformado este rumor en una gran incógnita, a la cual se le han ido incrementando comentarios y supuestos que han dado lugar a una leyenda urbana

La raíz del mito sostiene que el supuesto túnel entre la parroquia y el colegio era utilizado para el paso de esclavos, otros dicen que era una suerte de refugio para los integrantes del ente eclesiástico en caso de una posible invasión, que inclusive se produjo. Otros supuestos marcan que allí se producían encuentros amorosos entre monjas y curas, a fines del siglo XIX, y esta última hipótesis conlleva más atractivos, dado a que se trata de un ente muy reservado.

Muchos comentarios que han sido el alimento de este mito popular histórico y que aún hoy siguen circulando.

Pocos son los que saben y hablan sobre este tema, que es muy rico históricamente.

Para ir descifrando de a poco este mito, para saber cuanto es cierto y cuanto no, desde Hüilliches nos proponemos recolectar testimonios, anécdotas de ciudadanos de Patagones que tienen algunos datos.

En este primer acercamiento dialogamos con Félix Montenegro, un ex trabajador de la Dirección de Inspección General, hoy jubilado.

En la charla su mirada fija daba la sensación de guardar muchas más historias, y Félix nos comentó que la conexión subterránea entre la parroquia y el colegio María Auxiliadora sigue siendo un gran supuesto, una incógnita que hasta el momento no esta clara. “Lo que yo conozco, y que vi con mis propios ojos, es una boca de túnel en las escaleras de la parroquia, en la parte donde se sitúa la entrada de los integrantes eclesiásticos.”

Contó que en la tercera fila de la escalera, partiendo desde la base, de arriba, se encuentra la boca de un túnel, que está tapada con una de las piedras de las que se compone la misma.

“Hace algunos años, esa tapa se había levantado, ahí fue donde pude observar la boca de un túnel”, comentó Félix atento a la crónica, y agregó: “Me comentaron que ese túnel tenía su salida en el Fuerte del Carmen, por allí entraban y salían las personas para espiar desde lo alto del fuerte la aproximación de naves portuguesas”.

El relato de Félix es certero dentro de la posibilidad de que el túnel desembocaría en el Fuerte, y que tiene su entrada sobre calle Comodoro Rivadavia, pues es coincidente con la historia de la gesta del 7 de marzo.

Muchas son las hipótesis que se desprenden de este relato, lo cierto es que esa tapa esta allí, en la tercera fila de de las escaleras de la parroquia. Sin dudas es posible poder observar esta tapa, esta piedra, dado a que si hace algunos años se había despegado, se nota la diferencia entre un pegamento que esta hace tiempo y otro que no.

Esta historia continuará…

Con todos estos datos decidimos, obviamente, que esta investigación seguirá en pié, hasta intentar descifrar uno de los mitos más seductores y atractivos que circulan entre nosotros. Por el momento sabemos que efectivamente que existe una conexión subterránea en el Fuerte del Carmen; ahora resta afirmar o refutar la supuesta conexión entre la parroquia y el colegio María Auxiliadora.