sábado, 5 de julio de 2008

La gran burbuja neoliberal


Los cambios sociales producidos por la implementación del modelo neoliberal han afectado a todo el mundo, pero perjudicado con más impunidad a los países “subdesarrollados” o también llamados en vías de desarrollo, de esta forma las garras del consumo y la falta de oportunidades se apropian de millones de personas día a día, convirtiendo la vida diaria en una preocupación constate por la supervivencia que nos mantiene pendientes de la economía mundial y la influencia que esta pueda tener en nuestra sociedad. Ahora bien, ¿Cuál es el fin de todo este modelo socio-económico que no para de enriquecer y desabastecer? ¿Qué esperan obtener para terminar con el sufrimiento que producen en la población que solo puede pensar en una lucha diaria por la supervivencia? Son preguntas que a simple vista parecen tener una respuesta sencilla, pero están dotadas de un trasfondo social, político y económico sumamente complejo. De todas formas no hace falta ser ningún analista diplomado para poder darse cuenta de lo que sucede. Ya que solo basta con abrir los ojos, y tener la suerte de no haber perdido la característica fundamental que implica ser un “sujeto social”, o sea darse cuanta de que a nuestro alrededor vive o intenta vivir una persona y a su lado otra y otra y otra... No importa qué hagamos, a qué nos dediquemos, siempre vamos a poder modificar algo, pero... ¿queremos hacerlo? ¿Queremos realmente hacer algo por alguien que no seamos nosotros mismos, algo que no implique una remuneración económica o material? O... es más sencillo seguir con los ojos cerrados, agradeciendo a ese buen creador, ese que nos hicieron creer de niños que era el padre de todo y que nos ama, a ese que le agradecemos por no pasar hambre, por no tener frió, por poder aun asistir al médico cuando no estamos bien o simplemente porque nos seguimos formando académicamente, únicamente para el día de mañana poder tener el sueño que nos impusieron, sí ese al que le llaman “felicidad”, ese que se traduce a simple vista en un auto, una casa dotada de todas las comodidades que nos brinda el imperio, una gran y unida familia, el perro, etc. Bueno en conclusión creo que sí, lo mas fácil es vivir en la gran burbuja, de los sueños banales cargados de sin sentido. Pero definitivamente ahí no se encuentra la felicidad, ahí es donde perdemos todo lo que realmente somos y nos convertimos en meras piezas de la gran máquina capitalista que crece día a día y mata en la misma graduación.

(“….La revolución se lleva en el corazón, no en la boca para vivir de ella…”Ernesto Che Guevara)

Martín Rozados, nació en la ciudad de La Plata el 27 de febrero de 1984. Pasó gran parte de su infancia y adolescencia en la comarca Viedma – Patagones. Actualmente realiza sus estudios en la Facultad de Trabajo Social de la U.N.L.P.