lunes, 26 de enero de 2009

Sólo sabemos sangrar

Si la eternidad es cuestión de pecados

Todos moriremos fusilados.

Nuestra decadencia es hermosa

Huele a cadáveres perfumados,

A sangre envenenada por un amor roto.

Sólo sabemos sangrar...

Nos hemos enamorado de un espejismo

De una lastima llamada esperanza,

Tan llena de tristezas y abismos,

Tan vacía de luciérnagas y estrellas.

Estamos a oscuras, estamos sin huellas.

Somos flores marchitadas

Sin jardín donde morir, sin pasión.

No miramos al sol, no soñamos la luna.

El fuego nos espera con todo su amor

Amor de ira, amor de desolación.

Sólo sabemos sangrar...

Antaño éramos un puñado de cuervos

Y hoy ya no tenemos nido.

Nos da placer degollar sueños,

Nos da placer desvirgar promesas.

La soledad nos regala... su asco y su vacío.

Hemos perdido el rastro de los dioses

Ya no tenemos sombra ni sentidos.

Estamos paranoicos, sentimos voces

¿quieres comerte mi cerebro?

¿quieres desterrar mi consuelo?

Sólo sabemos sangrar...

Deambulamos sin calles, corremos sin destino,

Hartos de la ira de la inconsciencia.

Sufrimos el dolor de Cristo y su camino

Comemos el fanatismo de la angustia.

Nuestras almas siempre estarán amputadas.

Sólo sabemos sangrar...

Las tripas de la venganza salpica la moral

El mundo es mercenario...¿puedes sentirlo?

¿A dónde volverás a buscar la eternidad?

No trates de escaparte de tu fin

Ya estamos muertos, ya nada cambiará.

La utopía de vivir es poder morir

Abandonar el dolor del alma.

Fuimos, somos y seremos un festín

De traición y mentiras, de vicios y fracasos.

La perfección siempre será nuestra asesina.

Sólo sabemos sangrar

Porque sangre es lo que sobra.

Sólo sabemos sangrar

Porque nadie nos perdona.

Sólo sabemos sangrar…

Porque Dios está en coma.

Breve biografía

El autor de este poema es Darío Chicaval, quien actualmente se encuentra cursando la carrera de Planificador Social en la extensión de Periodismo y Comunicación Social en Carmen de Patagones perteneciente a la Universidad Nacional de La Plata. También integra una banda de música local y fue integrante de Huilliches.