lunes, 26 de enero de 2009

La duda del VIH
Hágase el test y viva tranquilo
----------
El 1 de diciembre se conmemoró el día mundial de la lucha contra el Sida y uno de los objetivos centrales en la campaña contra el virus es generar conciencia sobre la necesidad de realizarse el test para determinar si tenemos VIH. En el resultado de ese análisis se pone en juego nuestra responsabilidad para desequilibrar la balanza a favor de la vida en la lucha contra el Sida.
*Por Alejandro Azaroff
Dibujo: Ramiro Vitanzi


Desde el Ministerio de Salud de la provincia de Río Negro, pretenden enfocar al virus del Sida como un problema social en el cual todos tienen que participar. Para eso, el Gobierno tiene que actuar cumpliendo sus compromisos con políticas de acceso universal desde la atención, promoción, prevención y tratamiento de las personas con VIH.

Antes se atendía a las personas que viven con VIH en los hospitales de mayor complejidad, en la actualidad, en muchos puntos de la provincia, los hospitales hacen el seguimiento de la enfermedad en los pacientes y determinan cual es el seguimiento en particular en cada individuo.

La provincia de Río negro tiene alrededor de 560 mil habitantes, de los cuales, finalizado el 2008, no llegaron a concretarse 21 mil análisis anuales en toda el territorio, lo que significa un 2% de la totalidad de la población que se realiza el test del VIH. Por esta razón, se encuentran trabajando en la promoción del testeo voluntario consentido, brindando un espacio de atención antes y después del resultado del análisis.

Lo cierto, es que la mortalidad por causas de Sida, ha disminuido a través de la aparición del coctel, después del año 95, pero el objetivo central al que todos apuntan es trabajar en el VIH, porque el Sida es una enfermedad crónica en la cual las personas que lo padecen pueden llegar a morir de viejos con un buen tratamiento, el cual comienza una vez realizado el test y en el caso que de positivo.

Para hablar de sida no debemos utilizar los términos “portador” y “contagio”, ya que la persona que vive con el virus no es un vehículo en el cual se traslada la enfermedad. Quien padece VIH no contagia a otra persona con el simple contacto, sino que se transmite a través de un medio, el semen y la sangre.

La ventaja de realizarse el análisis, es despejar dudas sobre si tenemos o no el virus, en el caso que no lo tengamos, nos da la posibilidad de informarnos, compartir dudas y cuidarnos mejor, tomando las medidas básicas, utilizar preservativo en toda relación ocasional o tener sexo con una pareja estable.

En el caso que el resultado de positivo, no significa que tenemos Sida, significa que el virus del VIH está en nuestro organismo y puede mantenerse inactivo o con baja probabilidad de complicaciones derivadas. Si comenzamos un tratamiento, el cual implica poner en funcionamiento el antirretroviral, para ver el sistema inmunológico de nuestro organismo y que no desarrolle el sida en el mismo, podemos vivir tranquilos, ya que el caso de la enfermedad crónica se puede determinar en un lapso de 20 años.

El varón embarazado


Es un procedimiento que hace tres años se viene desarrollando en la provincia de Río Negro, el cual implica que el padre biológico de un niño que esté por nacer se realice los mismos controles que hace la mujer embarazada, en su última etapa de gestación.

Los controles para evitar que niños recién nacidos vengan a este mundo con el virus en su sangre, se realizan a la mujer embarazada; se le hace un primer control en la primera semana de embarazo para otorgar la medicación correspondiente en el caso que se detecte el virus. Luego se hace un seguimiento en el momento del parto y después al bebe, una vez que este nació.

La madre de ese niño, tiene una pareja con la que concibió el embarazo, este hombre puede tener relaciones ocasionales extramaritales, al igual que la mujer que parió al bebe, en este caso, se puede dar una transmisión vertical, la cual se da a través de la infidelidad.

El objetivo es que los padres biológicos, se realicen los controles correspondientes a través de un control paralelo a la mujer embarazada en la última etapa de gestación, en la cual se puede determinar que ambos tengan o no el virus, a este control sobre el hombre, se lo denominó el varón embarazado.

Estadísticas en el país y en Río Negro


En las estadísticas nacionales sobre personas infectadas con el virus, que datan hasta el año 2007, se puede registrar que hay 67245 personas que tiene VIH. De ese número, Río Negro tiene el 1.5% o sea 1047 personas de las cuales se registran 651 varones y 396 mujeres.

El 34 % de los rionegrinos que tienen el virus, pertenecen al Alto Valle Este (General Roca, Allen, Villa Regina, Cervantes y localidades aledañas). La localidad de Bariloche tiene el 26% del porcentaje provincial, pero también incluye zonas como Ñorquinco, Comayo y El Bolsón.

Continua en la escala de la estadística, el Alto Valle Oeste, con el 24%, el cual representa las localidades de Cinco Saltos, Cipolleti y Catriel, entre otras.
El 15% abarca a la zona Atlántica la cual está representada por San Antonio, Sierra Grande, Conesa y Valcheta entre las más representativas. El 1%, restante corresponde al resto de la provincia.

Las estadísticas a nivel provincial demuestran que la provincia de Buenos Aires es la que más porcentaje tiene con respecto a personas con VIH, con un 58 % de infectados, de los cuales un 28 pertenece a la ciudad de Buenos Aires, le siguen Córdoba con el 15% y Santa Fe y entre Ríos. Río Negro se ubica debajo del 1.5% de personas infectadas.

El test

El análisis para determinar el VIH es voluntario y para realizarlo se necesita una autorización de la persona que se lo quiera hacer a través de un documento por escrito y con la firma del mismo. Los resultados son confidenciales y se informa únicamente a la persona testeada.

Se puede realizar en cualquier hospital público y es absolutamente gratuito. En el caso que una persona cuente con obra social, se le puede solicitar a un médico de confianza que emita una orden para poder hacerlo en algún centro privado y también es gratis. En ningún caso se puede cobrar por las prácticas de detección, atención o medicación relacionadas con el VIH.

Datos obtenidos del Ministerio de Salud de la provincia de Río Negro.