jueves, 11 de junio de 2009

Por María Eugenia Mauna
Pintora local

María “Piti” Suárez: “De concientizar también se trata el arte”



Según la real academia, el ser artista implica ejercitar alguna de las tantas bellas artes y es lo que Maria Suárez viene realizando desde hace ya más de diez años, asombrando a la Comarca Viedma y Patagones con sus pinturas y creando conciencia en la sociedad respecto de diversos temas que afectan a la misma y que Maria reproduce con sus obras de arte.

////////

Maria Suárez, más conocida en la Comarca como “Piti” nació en Capital Federal, vivió durante un largo lapso en La Matanza, provincia de Buenos Aires, hasta que su familia decidió trasladarse a Mar Del Plata donde paso su adolescencia.

“En mi casa siempre se decía: ‘hasta la adolescencia en casa, luego cada uno hacer su vida’, y así fue como se mudó a Buenos Aires donde no se llevaba muy bien con el ritmo de “la gran ciudad”. Más adelante junto a su bolso emprende nuevamente un camino en busca de un lugar mucho más tranquilo y así fue como una hermana la invitó a conocer Viedma. Luego de largos viajes decidó instalarse en la capital rionegrina “enamorada de la paz y sobre todo del bello río Negro”.

Huilliches: ¿Cómo nace el arte de la pintura en vos?

Piti: Empecé con la pintura de grande; hice varias carreras y las abandone, carreras como psicopedagogía en el C.U.R.Z.A. No me iba mal, pero había algo que no me llenaba, me sentía incompleta. Unos años más tarde me recibí en Magisterio en Artes Visuales y en el profesorado en escultura, en la Escuela de Arte Alcides Biagetti de Carmen de Patagones.

H: ¿Cómo fue ese camino?

Piti: En un primer momento estudié diseño pero me di cuenta que no era lo mío, sentía que había algo más. Siempre cuento que fue muy insólita mi llegada a la escuela de Arte ya que entre y no conocía a nadie; en realidad nadie de mi entorno estaba ligado con el arte, yo sola me metí en ese terreno. Es más, no se cuándo me inscribí a la carrera ni porque empezó todo, pero recuerdo que era una etapa bastante difícil en mi vida por problemas personales que me tenían bastante mal y encontré en el arte una tabla q me mantenía flotando en este gran océano.

H: Pero la pulsión del artista siempre estuvo dentro tuyo ¿Cuándo te diste cuenta de eso?

P: Cuando empezó toda la movida artística y me involucre en ella, algo en mi memoria resonó y comencé a recordar que de chica me encantaban los dibujos. Es más, en los grupos de estudio yo era siempre la encargada de hacer las láminas pero de eso me di cuenta con el tiempo. En un principio no tenía muy en claro qué quería hacer pero cuando tuve la posibilidad, elegí hacer lo que realmente me gustaba, e incluso tuve propuestas de trabajo muy buenas económicamente, pero no me bancaba la idea de permanecer encerrada miles de horas sentada frente a la computadora.

H: ¿Cuáles han sido tus presentaciones en la sociedad?

P: Siempre tengo una activa participación en muestras colectivas de diversos tipos. Durante varios años me he inclinado por participar en distintos proyectos relacionados con la concientización y prevención social en cuanto a problemáticas sociales. Hice, por ejemplo, unas muy lindas experiencias con el grupo de salud mental, con el grupo de violencia familiar y después con trabajadoras sexuales. Los talleres estaban orientados con trabajos muy generales, en donde se trabajaba desde distintos enfoques ya sean desde dibujos, fotos, pinturas y de más. Creo que desde el arte también se puede crear conciencia en un monto de aspectos; es una manera de comprometerse con la sociedad. Ultimamente estoy trabajando con figuras de nenes y la actual problemática social que pretende bajar la imputabilidad de los niños lo cual me parece aberrante que la idea este circulando en la sociedad, y que vecinos o gente que conozco apoyen la idea de matar a criaturas que solo son producto de una mala organización social.

La Salamandra, lugar de trabajo y encuentros

Ubicada en la vieja fábrica, debajo del viejo puente ferrocarretero que une Carmen de Patagones con Viedma, La Salamandra permite que se lleve a cabo el sueño de muchos jóvenes artistas de la Comarca que ansiaban un punto de encuentro y un espacio dedicado a la producción y realización de nuevas actividades relacionadas con la cultura y el arte.


Luego de limpiar y rehabilitar el lugar, este espacio se transformó para Piti y otros como ella en un “oasis creativo”.


“Solo nos queda poder instalar los baños para poder utilizar el lugar y ofrecer distintos talleres artísticos a la comunidad”, dijo María y agregó que “es un muy lindo lugar; seria importantísimo instalar rápido los baños para poder ofrecerle a los chicos un lugar de encuentro y en donde puedan realizar actividades y que lo tomen como propio sin tener que andar en las calles dando vueltas solos sin contención”.

“Desde el arte también se puede crear conciencia en un montón de aspectos, es una manera de comprometerse con la sociedad”.