miércoles, 3 de junio de 2009


Por Lorena Suárez

El riesgo de perder la memoria colectiva

Patrimonio Histórico: el dilema entre la preservación y las réplicas

Patagones, gracias a la perseverancia de los vecinos tradicionalistas, ha logrado mantener los edificios más antiguos y convertirlos en parte viviente de la historia. Viedma sin embargo perdió casi todas sus construcciones y hoy intenta recuperar lo poco que quedó en pié.

La demolición de parte del mítico edificio Bar Arte y las gestiones por recuperar las pocas construcciones antiguas en la vecina ciudad de Viedma, surgen como disparador del debate sobre la preservación de los espacios históricos que se sostienen en dos ciudades que fueran fundadas al mismo tiempo.

Mientras Viedma, con la vorágine del crecimiento y la modernidad, fue perdiendo poco a poco los edificios con historia que hoy intenta recuperar, Carmen de Patagones y su población más tradicionalista hizo de la historia y sus ancestros un estandarte que a más de 182 años las nuevas generaciones pueden disfrutar.

Si bien hay una gestión política en Carmen de Patagones que vela por la preservación de estos monumentos históricos, es cierto también que antes que existiera un área dedicada a esto, hubo vecinos que se preocuparon por la no extinción de estos lugares que en otra época fueron el puerto más importante de la Patagonia y hoy conforman el Poblado Histórico Nacional.

El trabajo para la preservación

La arquitecta Mónica Herrero, directora de Patrimonio Histórico de Patagones, en diálogo con Huilliches hizo un repaso por la importancia de las gestiones políticas en materia de Patrimonio, pero también se refirió al valor y la luz de los vecinos que defendieron a capa y espada los íconos de la historia maragata.

“La gente de Patagones hizo comisiones en algunos momentos para comprar edificios y evitar que sean devastados, y luego los donaban a la municipalidad o al museo. Emma Nozzi fue una de ellas, que formaba grupos de vecinos que tomaron la decisión de preservar estos espacios, para que pueda quedar como un bien de la comunidad”, explicó la funcionaria.

Además contó que “por la torre del Fuerte, fue la comunidad la que dijo ‘no’, cuando Roca manda a derrumbar el antiguo fuerte del Carmen. Los habitantes dijeron ‘no, guardemos algo’. Por suerte, el pueblo de Patagones en determinados momentos de su historia tuvo esa fortaleza de poder guardar, de otro modo hoy no sabríamos que ahí estaba el fuerte, quien nos iba a contar que ahí había estaba ese monumento; o si en el Cerro de la Caballada se hubiera hecho un barrio residencial, nadie podría haber subido para saber que desde allí hubo una gesta popular, porque no es el monolito lo que se declara, es el ámbito”.

¿Preservar o reconstruir?

A partir de la demolición de parte del edificio de Bar Arte, en el cual se construye una importante hostería, vecinos tradicionalistas abrieron la polémica a partir del permiso que la Municipalidad dio para poder reconstruir, alegando que nunca será lo mismo a pesar de replicar la fachada.

En este sentido, le consultamos a Mónica Herrero sobre la importancia de preservar los edificios a lo que nos manifestó que “antes la gente creía que en la propiedad privada podía hacer lo que quería pero ahora ya tiene conciencia, porque un bien como el Poblado Histórico está; hay una conciencia social con la Historia nacional, que hoy no se penaliza en nuestra justicia”.

“Vos estás deteriorando un bien que no es tu propiedad privada; cuando ya hay un interés nacional sobre eso, estás deteriorando un bien que no van a poder ver las generaciones futuras, que no van a saber sobre ese fragmento de la historia”, enfatizó.
Respecto de la diferencia entre la réplica y la preservación, la funcionaria explicó que “eso es lo que uno se tiene que preguntar día a día y es muy complejo el tema, porque obviamente a nadie le cabe dudas hoy que hay que mantener la torre del fuerte, el cerro de la caballada y otros íconos que hacen a la historia, pero en el caso del poblado, hay una cantidad de edificaciones que son de responsabilidad nacional, pero son propiedades privadas”.

“En el caso del antiguo Bar Arte es un caso paradigmático, porque era una propiedad privada en un sector relevante que es la manzana que mantenía la tipología original y que existió el deseo de un privado que le hace mucho bien a la comunidad, porque es una inversión importante”, explicó.

Y agregó que “el patrimonio sirve para la concientización de la identidad local, pero también es un bien cultural”, y que “si bien es importante que sea vendido y utilizado turísticamente, también es importante para que deje un capital para la comunidad.

Pero es muy complejo manejarte entre el bien privado. A esto si le agregas que es un aporte turístico en el poblado histórico… entonces, en este caso, se concedió determinados beneficios para que se demuela la vivienda al lado”.

Al ser consultada por las diferencias entre reconstruir y preservar, la arquitecta Herrero dijo que “nunca reconstruir exactamente es lo mismo que preservar, porque por más cuidadoso que seas, se pierde el espíritu de la construcción. De todas maneras es mejor que se reconstruya fidedignamente, como pasó con el museo porque era insalvable y es lo que esperamos que suceda con el ex Bar Arte”.

Finalizando, puntualizó que “lo importante es mantener los edificios en su estado original, pero en muchos casos nos juega en contra la inversión, como fue este caso, donde la estructura que hay que hacer para sostener lo que está endeble es mucho más costoso que la reconstrucción”.

Normativa que protege el Patrimonio maragato

Desde hace varias décadas el pueblo maragato, el gobierno local y distintos organismos e instituciones nacionales y provinciales han llevado múltiples acciones orientadas a la documentación, valorización, protección y conservación de sus valores arquitectónicos y urbanístico y en este aspecto hay una amplia normativa vigente en todos los niveles del estado:
- Decreto del Poder Ejecutivo provincial Nº 2141/86
- Decreto del poder Ejecutivo Provincial Nº 8578/86
- Ordenanza Municipal Nº 1571/87 de preservación
- Decreto Nº 887/02 del Poder Ejecutivo Municipal
- Ordenanza Municipal Nº 60/03
- Resolución Nº Resolución Nº 30/03 de la Secretaría de Turismo y Deporte bonaerense
- Decreto Nº 401/ 03 del poder Ejecutivo Nacional, que declara bien de “Interés Histórico Nacional” en calidad de “poblado histórico”.