miércoles, 29 de octubre de 2008

Rock en la Comarca: Más bandas…Más historias para contar


Por María Eugenia Mauna


La historia del rock en la Comarca parece no tener final, aunque se sigue dudando acerca de sus comienzos. Sí se tiene la certeza de quienes fueron las bandas que realmente dejaron sus marcas sobre el público viedmense.
Nación Evasora fue una de una de ellas, imposibles de olvidar.

L
a banda se formó en la época de los ´90, cuando Manuel Espinoza en guitarra, Leandro Oyola en voz y composición de los temas, Noé Castro en bajo, Silvian en guitarra rítmica y Ángel Arias en batería se juntaron con un único fin: hacer música.


En un principio con la formación de este quinteto lograron realizar algunos show, aunque con el tiempo la banda se fue desintegrando y en un primer momento, la que se apartó por problemas personales fue Silvian.


Fue entonces que se integró Daniel Arias, hermano de Ángel, pero poco fue el tiempo que los acompañó por diferencias de organización.


“Daniel estaba acostumbrado hacer sus propias cosas, y la banda ya estaba estructurada de una manera”, comentó Ángel y agregó: “Aunque fue corto su tiempo en la banda, con Daniel tocamos un par de veces y fue muy interesante, porque era algo distinto”.


El segundo en dejar la banda fue Leandro, el entonces encargado de la voz y la composición de las letras, pero su alejamiento no se dio por completo ya que siguió mandando letras desde Buenos Aires, lugar que comenzaba a ser su residencia.


Fue entonces cuando el quinteto se convirtió en trío, para Ángel uno de los mejores momentos de la banda: “Para mí es el número ideal para tocar en una banda; son los integrantes justos para la buena composición”. Y si bien seguían probando cantantes, funcionaban como trío, y de la voz se encargaba Manuel Espinosa.


Nación Evasora, siempre se caracterizó por su estilo de rock alternativo, con influencias de bandas como Red Hot Chili Peppers, Nirvana o Divididos.


Esta banda local que duraría más de diez años, siguiendo con su carrera musical en Buenos Aires, se convirtió en una de las bandas con mayor trayectoria dentro de la capital rionegrina.


Con respecto a las letras, de las cuales estaba encargado Leandro Oyola, tenían ese “toque especial” según nos contó Ángel; eran bastante rebuscadas y encerraban toda la complejidad de la buena composición.


“Eran básicamente surrealistas”, comentó Ángel, y agregó: “Leandro es muy buen compositor, las letras eran totalmente abstractas; había un tema que todo el mundo pensaba que era romántico, porque en una parte decía “una chica muy bonita te mira desde la luna”, pero en realidad el tema surge una noche mirando televisión con Leandro, y era acerca de una nave que había estallado en el espacio y dentro suyo había un maestra; lógicamente estalló todo, y Leandro se imaginaba a los hijos de la mujer mirando la tele como nosotros y diciendo: “Mira ahí va mamá”; en fin, el tema en realidad había nacido de un momento realmente trágico, pero la gente no lo sabía y lo tomaba como un tema súper romántico y lo pedían en todos los recitales”.


Con respecto al nombre -Nación Evasora- Ángel señaló que surgió más bien como una forma de protesta: “Nosotros veíamos que el Estado, en ese momento, evadía a la gente, se evadían las responsabilidades, el estado no le cumplía a la sociedad, por eso el nombre”, y agregó que “era una época en donde todo estaba patas para arriba”.


Ángel Arias estuvo con la banda hasta cerca del año 1995 y para él fue una de las mejores experiencias de su vida. Mientras nos contaba la historia de la banda, todo el tiempo se lo notaba feliz de haberlo vivido y haber formado parte de eso.


Nación Evasora, siguió su carrera en Buenos Aires, con otros integrantes pero el mismo fin. Lograron grabar tres CD; el primer trabajo denominado “Sr.Uno” que contiene temas propios que reflejan cuestiones de las grandes distancias, la soledad y el clima de la Patagonia que los vio crecer. El segundo trabajo fue “Canciones Universales” editado en el año 2002. Más tarde ya radicados totalmente en Buenos Aires y conformado por Federico Falcón (batería), Cristian Ludueña (bajo) y Espinosa (guitarra y voz); con letras de Leandro Oyola la banda graba en el 2004 “Tocaban Rock”, trabajo que marcaría el final de Nación Evasora.


Con toda una historia a cuestas esta banda dejaría marcas imborrables para muchos, ya sean quienes formaron parte de este sueño hecho realidad, como también de aquellos que compartieron noches a puro rock alternativo en nuestra Comarca.


Pero como dijimos en un comienzo de la nota, toda historia tiene un principio y un final. La nuestra parece no acabar y son más las bandas que van resurgiendo a la hora de preguntar sobre quienes marcaron la historia del rock en la Comarca.