lunes, 2 de junio de 2008

Cuestión de oficio

Por Darío Chicaval
Dentro del actual contexto educativo, en donde es tan difícil poder encontrar un año escolar sin huelgas o paros gremiales, convirtiendo a los alumnos en personas a la deriva y con futuro incierto, las escuelas de oficios pasaron a ocupar un papel importante en la educación de los jóvenes.
En la capital rionegrina desde hace 31 años se encuentra la Escuela de aprendizaje de Oficiio Nº 1, dedicada pura y exclusivamente a cubrir las necesidades del medio, es decir, la escasez de mano de obra especializada.
La idea principal de esta institución es que haya una rápida salida laboral para los egresados, iniciativa que queda reflejada con la realización de prácticas de cada uno de los oficios. Éstas se implementan no sólo como un modo de formación previa, sino también como una manera de incentivar e insertar a los jóvenes en la experiencia de construir su propio futuro.
Dialogando con el Director de la escuela, el Sr. Fernando Moreno, destacó la importancia de no saturar el medio con un mismo oficio, ya que esto lleva a que los chicos no consigan trabajo.
Hay que señalar que la institución consta de 480 alumnos, suma que ha ido aumentando con respecto al del año pasado.
“Son escuelas grandes que han crecido muchísimo y que para manejarnos con el medio es una movida bastante grande”, resaltó Moreno, haciendo alusión a la difícil pero comprometida tarea de llevar a adelante este tipo de institución.
En esta perspectiva, la escuela trabaja con un departamento de maestros de taller, que son los que recorren la ciudad en busca de demanda de mano de obra calificada y así pactar con las empresas para que los chicos realicen sus prácticas de manera eficaz.
Las prácticas pueden ser de un año o dos o tres, depende de las ganas y la dedicación del alumno. Una vez que aprueba todas las materias se le fija una ficha para rendir un examen final en el taller, y si la evaluación es buena, el alumno se recibe.
“Es una faz de la escuela muy importante, es la columna vertebral ya que si bien los chicos tienen una formación teórica, las prácticas le dan el golpecito final”, expreso Moreno con respecto a la importancia de los talleres.
Cabe mencionar también que las prácticas son gratuitas, como así también, que la escuela respeta el perfil que las empresas piden y necesitan.
A raíz del buen posicionamiento de la Escuela de oficios, la demanda de alumnos llega hasta las regiones de la línea sur y otras ciudades como: Valcheta, San Antonio Oeste, Ing. Jacobacci, Maquinchao, Sierra Grande, entre otras.
Seguramente la satisfacción más grande del personal de esta institución, no sólo es la educación de sus alumnos, sino también esperar la llegada del día en que estos creadores de su propio futuro reciban su diploma, sabiendo que la ciudad los esta esperando para conocer su vocación y profesionalidad.
La Escuela de Aprendizaje de oficios Nº 1 de Viedma es una manera de sacar a algunos jóvenes de la calle, de mostrar un camino hacia un horizonte mejor. En pocas palabras, es una cuestión de oficio…